Alicante es una provincia llena de rincones maravillosos que merece la pena conocer. Por ese motivo, si vas a pasar unos días en ella te recomendamos que alquiles un coche porque eso te va a permitir, por ejemplo, realizar una ruta por los pueblos más pintorescos que esta tierra valenciana posee.

En Fine rent a car podrás encontrar el automóvil que más y mejor se ajuste a tu presupuesto para así emprender un recorrido por poblaciones que, sin lugar a dudas, no te dejarán indiferente. Nos estamos refiriendo a algunas tales como estas:

Biar

En la Comarca del Alto Vinalopó se encuentra situada esta población, que ya fue habitada en época prehistórica y que destaca por ofrecer al visitante un interesante conjunto arquitectónico, cultural e histórico. Así, si te animas a conocerla in situ te recomendamos que no pierdas las oportunidad de descubrir estos monumentos:

  • El castillo, que data del siglo XIII y que está catalogado como Monumento Nacional. Del mismo merece destacar que en su interior se encuentra una de las puertas almohades más antiguas de todo el país.
  • El acueducto ojival, que es una de las joyas de la arquitectura civil y que data del siglo XV.
  • La Iglesia de la Asunción, que fue erigida en el siglo XV y que destaca, entre otras cosas, porque su portada es una de las más importantes obras del plateresco levantino.

Además, recorrer sus calles te sorprenderá por el peculiar color de sus casas.

El Castell de Guadalest

Sin lugar a dudas, otro de los pueblos más pintorescos de la provincia de Alicante y que merece la pena que conozcas en esta ruta en coche es este. Del mismo hay que destacar que forma parte de Los pueblos más bonitos de España y que está declarado Conjunto Histórico-Artístico.

En la Comarca de la Marina Baja es donde se encuentra esta población, que se ubica exactamente sobre el embalse del mismo nombre y que brinda a sus visitantes la posibilidad de disfrutar de unas espectaculares vistas de la zona.

No obstante, tampoco hay que pasar por alto que permite disfrutar de interesantes construcciones que se han realizado directamente en la roca y de monumentos tales como el castillo, que es una fortaleza del siglo XI de origen árabe, o La Casa Orduña, que se levantó en el siglo XVII y que tiene un interesante pasado que se conoce al adentrarse en sus dependencias.