En Fine rent a car siempre pensamos en nuestros clientes. Por ese motivo, no solo les damos la oportunidad de que alquilen coches con las mejores prestaciones y adaptados a su bolsillo sino que también nos gusta hacerles recomendaciones en pro de que puedan disfrutar de su estancia en Alicante.

Por ese motivo, lo que ahora les proponemos es que reserven un coche para conocer los pueblos más pintorescos de la provincia. En un artículo anterior ya expusimos dos de esos municipios preciosos y ahora vamos a hablar dicha lista con estos otros:

Sax

En la Comarca del Alto Vinalopó es donde se encuentra ubicado este pueblo, que históricamente perteneció a la Corona de Castilla y que ya fue habitado durante la Prehistoria, pues se han encontrado distintos hallazgos pertenecientes a la Edad del Bronce.

Pasear por sus calles, que son especialmente estrechas, es enamorarse de esta localidad que ha mantenido una notable esencial medieval. Por ese motivo merece conocerla, pero también para disfrutar de algunos de sus monumentos más significativos tales como su Castillo, que tiene su origen en el siglo X y que es una de las fortalezas más importantes de la zona.

No obstante, también se recomienda visitar La Torre, donde quedan vestigios romanos y musulmanes, o la Colonia de Santa Eulalia, que data del siglo XIX y que, aunque está semiabandonada, merece la pena descubrir su encanto.

Teulada-Moraira

A la hora de alquilar un coche para realizar una ruta con la que conocer los pueblos más pintorescos de Alicante no hay que olvidarse de hacer una parada en esta otra población, perteneciente a la Comarca de la Marina Alta.

¿Qué ofrece a sus visitantes? Pues no solo la posibilidad de disfrutar de espectaculares playas, de aguas cristalinas e idóneas para la práctica deportiva de buceo, sino también de un interesante patrimonio arquitectónico e histórico.

En concreto, entre las edificaciones que no hay que perderse en este municipio está la Torre del Cabo de Oro, que data del siglo XVI y que fue construida con el objetivo de proteger la zona de ataques de piratas. Es circular, cuenta con 11 metros de altura y se encuentra en el punto más elevado de lo que es el Cabo de Oro.

Su Castillo del siglo XVIII, la Iglesia de Santa Catalina, que es del siglo XVI y se levantó sobre un antiguo templo gótico, o la Sala de Jurados y Justicia de 1620 son otros monumentos que no hay que dejar de conocer.