Alicante es una provincia que cada año es elegida por multitud de turistas que desean disfrutar de sus principales atractivos como son sus playas, su gastronomía o sus interesantes rincones naturales. Y precisamente por esos puedes haberla seleccionado tú como tu destino vacacional. Si es así, lo que te recomendamos es que alquiles un coche para, además de todo lo expuesto, disfrutar de su interesante Ruta del Vino.

Gracias a esa podrás conocer localidades centradas en la explotación de la vid y en la obtención de sus exquisitos caldos así como descubrir algunas bodegas, donde podrás tomar participar en las catas dirigidas que se realizan.

Si te animas a alquilar un coche con nosotros, Fine rent a car, para llevar a cabo esa ruta, deberás comenzar por los siguientes enclaves:

Vall de Pop

Este es un lugar que destaca tanto por su pasado morisco, del que mantiene aún vestigios que merece la pena conocer, como por su orografía y naturaleza. Y es que sus tierras están llenas de vides que han dado forma a una de las zonas más ricas en cuanto a la producción de vino de toda la provincia.

Benigembla, Pacent, Alcalalí o Murla son algunas de las poblaciones que dan forma a este valle que sorprende a todo aquel que lo visita.

Alfaz del Pi

La siguiente parada de la Ruta del Vino de Alicante es esta ciudad, que cuenta con algunas playas bellas y con un amplio patrimonio histórico-artístico. No obstante, su situación en el Parque Natural de la Serra Gelada, el estar enclavada junto al mar Mediterráneo y su temperatura media de 19,3º la han convertido en una zona en la que se obtienen vinos realmente especiales.

Y eso es algo que se podrá comprobar, por ejemplo, en las Bodegas Enrique Mendoza, que ofrecen desde cursos exprés sobre esos caldos hasta visitar por sus instalaciones pasando por degustaciones de algunos de sus mejores vinos.

Villena

Con el coche que has alquilado tendrás que desplazarte hasta esta otra población, situada en la Comarca del Alto Vinalopó.

Su origen en la Edad del Bronce, su fiesta de Moros y Cristianos o ser un cruce de caminos entre la Comunidad Valenciana y Castilla la Mancha son varios de los motivos para visitar este lugar. No obstante, también merece la pena para descubrir cómo elabora unos ricos caldos en una de sus muchas bodegas, donde destacan las de Finca Collado.

En un próximo artículo, más paradas de la Ruta del Vino de Alicante.