Desde Fine rent a car te recomendamos que aproveches tu estancia en Alicante para alquilar un coche. Y es que este no solo te dará autonomía y libertad sino que te permitirá descubrir los rincones más espectaculares de toda la provincia y, además, te dará la oportunidad de realizar rutas increíbles por esta tierra. Un ejemplo de ello es la famosa Ruta del Vino de Alicante.

En artículos anteriores, te dimos a conocer las primeras paradas de ese itinerario y ahora te vamos a descubrir las siguientes. Toma nota:

Monóvar

En la Comarca del Medio Vinalopó es donde se encuentra esta población, también conocida como ciudad de Azorín porque en ella nació dicho escritor. Es una de las más importantes de toda la provincia no solo por la industria del calzado sino también por los vinos que ofrece. Tanto es así que se habla de los vinos monoveros.

El moscatel o el Fondillón, que tiene origen medieval, son algunas de las variedades de caldos más interesantes que podrás conocer aquí llevando a cabo el itinerario en coche alquilado que te estamos proponiendo.

Petrer

En la misma comarca que la población anterior se encuentra esta otra, que es la siguiente parada de la Ruta del Vino de Alicante. Te va a permitir disfrutar de unos exquisitos vinos y espumosos que tienen la particularidad de contar con un sabor especial debido a que se someten a una segunda fermentación.

Entre las bodegas que podrás visitar destaca la de Bocopa.

Asimismo, vas a poder conocer en este lugar su amplio e interesante patrimonio arquitectónico e histórico, en el que destacan tanto su castillo como sus casas-cueva, por ejemplo.

Novelda

La siguiente parada es esta población, que es muy conocida dentro y fuera de la provincia por ser una gran productora de vinos con uva de mesa, que están amparados por la Denominación de Origen del Vinalopó.

Para poder conocer a fondo esos caldos y su manera de producirlos, nada mejor que visitar las Bodegas Heretat de Cesilia, centradas en el cultivo de uva embolsada, que ofrecen tres tipos diferentes de visitas a quienes deseen descubrir su trabajo: classic, picoteo o maridaje.

Asimismo, una vez que estés en esta ciudad vas a poder disfrutar, además, de su interesante patrimonio. En concreto, merece la pena que conozcas su iglesia arciprestal de San Pedro, la Casa-Museo modernista, el Ayuntamiento, el Castillo de Mola o la modernista Casa Mira.

En un siguiente artículo, las siguientes paradas de la ruta.