Durante tu estancia en la provincia alicantina es recomendable que alquiles un coche porque ese te va a permitir tener autonomía y poder conocer los rincones más interesantes de esta tierra. No obstante, también te va a ser muy útil a la hora de poder disfrutar de distintas rutas como sería el caso de la Ruta del Vino de Alicante.

En varios artículos anteriores te dimos a conocer las primeras paradas de dicho itinerario en pro de descubrir la riqueza de esos caldos y hoy te vamos a exponer las siguientes en pro de que puedas completarlo:

Sax

En la comarca del Alto Vinalopó es donde se sitúa esta población, que tiene su origen en la Edad del Bronce y que gran parte de su economía gira en torno al cultivo del olivo, del almendro y de la vid. Precisamente por esto último merece la pena visitarla para poder conocer la producción y la riqueza de sus caldos.

Además, una vez allí podrás descubrir también su interesante patrimonio arquitectónico e histórico, en el que destacan su castillo, la Ermita de San Blas o el Escudo de la Inquisición.

Teulada – Moraira

Sus 8 kilómetros de costa, sus valles y montañas y su pasado romano han hecho de esta población otra de las paradas obligatorias en la Ruta del Vino de Alicante. Y es que su orografía hace que en sus viñedos se obtengan uvas de un dulzor y de un aroma muy característico, haciendo, por tanto, de sus vinos una auténtica maravilla.

Asimismo, podrás aprovechar tu estancia también para visitar algunos de sus más interesantes monumentos tales como la Iglesia de Santa Catalina, el Castillo de Moraira, la Sala de Jurado y Justicias, la Ermita de San Vicente Ferrer y la Torre de Capd´Or.

Calpe

La última parada establecida en este itinerario vinícola es esta otra población, perteneciente a la Comarca de la Marina Alta.

Aunque no es su principal fuente económica, hay que tener muy en consideración los vinos que aquí pueden degustarse pues pueden hacer entender el porqué cada vez más se está dando valor a los caldos alicantinos.

De la misma manera, una vez allí no olvides en visitar algunos de sus enclaves más interesantes tales como los Baños de la Reina, el castillo-fortaleza, la Ermita de San Salvador, la torre del Molí o el Parque Natural del Peñón de Ifach.