La seguridad es uno de los principales aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de alquilar un coche. Y es que hay optar por una empresa que ofrezca automóviles con las mejores garantías y en óptimas condiciones así como dotados con el equipamiento necesario para ponerse en carretera con tranquilidad.

No obstante, una vez que se dispone de un coche alquilado se hace imprescindible conducir adecuadamente y respetando las señales y normas de tráfico. Pero no solo eso, además es necesario extremar la precaución cuando está lloviendo. ¿Cómo hacerlo? Siguiendo estos consejos que te mostramos a continuación desde Fine rent a car:

  • Lo primero y más importante es que hay que reducir la velocidad, es decir, no se debe ir rápido ni por las condiciones meteorológicas ni porque el asfalto estará en sus mejores condiciones.
  • Por supuesto, también es necesario aumentar la distancia de seguridad con el coche que se tenga delante en la vía.
  • No menos relevante es que quien se ponga al volante del coche alquilado debe apostar por llevar a cabo una conducción suave, sin brusquedad y tranquila.
  • Si la lluvia que está cayendo viene asociada a nubes, lo necesario es activar las luces de cruce o cortas para tener una buena visibilidad de la carretera en cuestión.
  • Por supuesto, otro consejo fundamental para poder conducir de forma segura cuando está lloviendo es la de evitar pasar por encima de las rayas blancas que hay en la vía para determinar los diferentes carriles o los arcenes. ¿Por qué es necesario hacerlo? Porque esas con el agua se vuelven muy resbaladizas.
  • No menos relevante es que se debe tener limpia no solo la luna delantera sino también la trasera y los correspondientes retrovisores, para contar con la mejor visibilidad posible.
  • De la misma manera, hay que hacer uso adecuado de los limpiaparabrisas y eso supone tenerlos activados a la velocidad necesaria en base a la fuerza con la que esté lloviendo.

Estos son algunos de los consejos más importantes que deben tener en cuenta y que se deben seguir a la hora de conseguir conducir con seguridad un coche alquilado cuando está lloviendo. No obstante, tampoco hay que olvidarse de evitar frenar siempre que sea posible y reaccionar de una manera firme y tranquila en el caso de que se produzca lo que se conoce como aquaplaning.